jueves, 4 de septiembre de 2008

la locura intrínseca...

Imágenes -exceso- de los amigos de G.U. Guarrilla Urbana




Si estamos tan locos como para seguir vivos, eso ya debe ser algo.

"En síntesis, la necesidad ontológica de "la locura" reside en el hecho de que no es posible pasar directamente desde el "alma animal" pura, inmersa en su mundo vital natural, a la subjetividad "normal" que habita en su universo simbólico. El "mediador evanescente" es el gesto "loco" del repliegue radical respecto de la realidad, que nos abre el espacio para su (re)construcción simbólica. Hegel ya había subrayado la ambigüedad radical de la afirmación "Lo que yo pienso, el producto de mi pensamiento, es objetivamente verdadero". Este enunciado es una proposición especulativa que expresa la actitud "inferior", errática, del loco atrapado en su universo encerrado en sí mismo, incapaz de relacionarse con la realidad, y al mismo tiempo formula "lo superior", la verdad del idealismo especulativo, la identidad del pensamiento y el ser. Por lo tanto, si, en este preciso sentido (como dice Lacan), la normalidad es en sí misma un modo, una subespecie de la psicosis (es decir, si la diferencia entre "la normalidad" y la locura es inherente a la locura) ¿en qué consiste esta diferencia entre la construcción "loca" (paranoica) y la construcción "normal" (social) de la realidad? En última instancia, ¿la "normalidad" es sólo una forma más mediada de la locura? ¿O más bien, como dice Schelling, la razón normal no es más que "locura regulada"?"

Slavoj Zizek. El espinoso sujeto. El centro ausente de la ontología política. Paidós. (p. 46)


Por lo demás dejamos aquí un clásico triste de estos tiempos locos, o viceversa.
Afex twin, IZ US, de Comme to daddy EP, 1997


1 comentario:

System M.H Company dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.